El sueño debe esperar

0
209

El Almería castiga los errores defensivos de los riojanos (2-1) y aplaza el reto de la permanencia blanquirroja a la última jornada de liga 

Por Sergio Caneda

No hubo margen para la sorpresa. El Logroñés cayó derrotado en los Juegos del Mediterráneo (2-1) ante un Almería que en el minuto 26 ya vencía, con todo merecimiento, por dos goles a cero. Los de Sergio Rodríguez dieron, una vez más, demasiadas facilidades defensivas y los andaluces, necesitados de puntos y con ganas de recuperar sensaciones perdidas, aprovecharon el regalo en la primera mitad. El sueño blanquirrojo de continuar en el fútbol profesional se aplaza hasta el próximo domingo.

          La defensa riojana volvió a hacer aguas y por ahí se hundió el Logroñés en Almería. Bastó con un pase largo de Morlanes a la espalda de Álex Pérez para que Sadiq, aprovechando el solar entre los dos centrales riojanos, adelantara a los locales. El nigeriano ganó en velocidad a Bobadilla, de nuevo titular pese a sus problemas físicos, y superó por debajo de las piernas a Santamaría, haciendo inútil la salida del meta navarro. No se podía saber. Con el de este lunes el nigeriano ‘sólo’ suma 20 goles este curso.

          Los riojanos se rehicieron rápido, encajando bien el golpe, y estiraron líneas para rondar el área de Makaridze. En una de esas oportunidades, Olaetxea desperdició en el corazón del área un buen balón de David González, activo y solitario durante los primeros compases del encuentro, y dejó que Akieme le robase la cartera. El de Abadiño es muchas cosas, pero no es delantero, tampoco central, pese a que le ponga mucha voluntad.

          Superado el ecuador de la primera mitad, llegó el segundo retrato a la zaga blanquirroja. En el minuto 26, Chumi se adelanta a Álex Pérez y remata de cabeza un saque de esquina. Un nuevo mazazo para un Logroñés que no cayó a la lona y devolvió el golpe con un buen disparo de Olaetxea que despejó Makaridze y con un remate de cabeza de Bobadilla que el portero macedonio despejó a córner. 

          A pesar del resultado, el conjunto riojano no se descompuso, si bien en defensa volvió a mostrar enormes lagunas. Santamaría evitó el gol en un mano a mano con Lazo y la cosa todavía pudo ser peor si Sadiq no hubiera fallado un penalti, tras el derribo de López a Ramazani. Malas sensaciones en defensa y brotes verdes de esperanza por las prestaciones del equipo en ataque, aunque sin puntería, tal y como corresponde al conjunto menos realizador del campeonato.

Regresó mejor de vestuarios el Logroñés, con dos delanteros sobre el césped tras la salida de Leo Ruiz por un Olaetxea apercibido de sanción, y lo hizo con una aproximación con mucho peligro que culminó Bobadilla con un remate de cabeza muy desviado, con Makaridze ya vencido. Al Almería le costó romper a sudar en la segunda mitad y cuando intentó sentenciar con un tercer tanto se topó con el acierto de Santamaría, enorme en un nuevo mano a mano con Lazo en el minuto 54.

          A falta de media hora para el final, Sergio Rodríguez no escondió sus planes: Ousama al verde y Pacheco a descansar para reservar fuerzas con vistas a la última jornada liguera.  El fútbol, que es caprichoso, quiso dejar en evidencia al míster blanquirrojo y recordarle que el Logroñés no tenía nada que perder en los Juegos del Mediterráneo y sí mucho que ganar, porque un gol lo cambia todo. 

El fútbol se cobró esa factura en el minuto 68, cuando un incansable Rubén Martínez robó el balón a Chumi dentro del área y David González asistió a Leo Ruiz para que el colombiano, más de medio año después, se reencontrara con el gol. El tanto cargó el depósito de esperanzas de los riojanos y Sergio Rodríguez refrescó la parcela ofensiva con Bogusz, recordó tarde que Mesa seguía en el banquillo y apostó por el regreso de Errasti para coser un equipo, partido ya en dos, que buscó el empate hasta el final, pero que no dispuso de ninguna ocasión de verdadero peligro. 

          El Logroñés, que cae de nuevo a puestos de descenso, jugará la baza del mal estudiante y peleará por salvar el curso en la última jornada con un triunfo ante un Las Palmas que nada se juega. Por si fuera poco, para que la ecuación sea perfecta debe vencer y cruzar los dedos para que el Lugo o Alcorcón no ganen sus partidos ante Rayo Vallecano y Espanyol, respectivamente. Los riojanos se juegan su futuro en un broche final de infarto en el que no dependerán de sí mismos y en el que también tendrán que estar muy pendientes de lo que haga el Sabadell en Miranda. Abonados al sufrimiento.

U.D. Almería: Makaridze; Balliu, Maras, Chumi, Akieme; Ramazani (Brian Rodríguez Min. 79), Morlanes, De la Hoz, Lazo (Corpas Min. 79); Carvalho (Robertone Min. 71) y Sadiq (Cuenca Min. 88).

U.D. Logroñés: Santamaría; Medina, Pérez, Bobadilla, López; Rubén Martínez (Nano Mesa Min. 76), Petcoff, Sierra (Errasti Min. 76), Pacheco (Ousama Min. 61), Olaetxea (Leo Ruiz Min. 46) y David González (Bogusz Min. 68).

Goles: 1-0. Sadiq (Min. 2). 2-0 Chumi (Min. 26); 2-1 Leo Ruiz (Min. 68)

Árbitro: Francisco José Hernández Maeso (Colegio Extremeño). Amonestó a los visitantes López (Min. 44) y Sierra (Min. 70).

 Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 41 de la Liga SmartBank.

PUBLICIDAD