Anduva propulsa al Logroñés

0
84

Los riojanos conquistan el fortín rojillo gracias a un gol de Olaetxea en un gran partido de los de Sergio Rodríguez

Por Sergio Caneda

En la previa del duelo ante el Mirandés, Sergio Rodríguez reconocía, con ese tono sosegado y pausado que le caracteriza, que en Anduva el Logroñés buscaba “una continuidad en los resultados que nos impulse”. Dicho y hecho. Los riojanos conquistaron el fortín rojillo, territorio históricamente hostil para los intereses blanquirrojos, en el mejor momento posible. Los de Sergio Rodríguez se impusieron en el derbi del Ebro gracias a un gol de Olaetxea, precedido de un jugadón de Paulino, que catapulta a los riojanos hasta los 39 puntos y que supone una inyección sobresaliente de autoestima y confianza para afrontar las 8 finales que restan por disputar.

​Un triunfo que impulsa las legítimas aspiraciones de permanencia de un Logroñés que parece haber encontrado el camino por el que competir en esta Liga SmartBank. Los 8 puntos cosechados en los últimos 4 partidos, en los dos últimos duelos manteniendo la puerta a cero, confirman la mejoría competitiva de un bloque que ha comenzado a crecer a partir de la mejor versión de Bobadilla y Álex Pérez; la veteranía y calidad de Iñaki; así como en el descaro marca de la casa de Paulino. Tres ingredientes que mezclados, agitados y acompañados del buen hacer del resto del equipo explican el buen momento de un conjunto que ha recuperado a tiempo sus señas de identidad.

Sergio Rodríguez no pudo repetir alineación y a la baja por sanción de Petcoff se sumó el cambio en la portería, donde Santamaría sustituyó a Miño. El navarro regresaba al verde un mes después de su último partido y Cristo, con un remate abajo en el minuto 7, tuvo oportunidad de poner a prueba los reflejos del portero blanquirrojo. Minutos antes, a pase de Olaetxea, Nano Mesa, en posible fuera de juego, disparó muy ajustado al palo.

Tras el intercambio de golpes, el Mirandés se adueñó del balón y del partido. La movilidad del centro del campo rojillo puso en apuros a los centrocampistas riojanos, superados en todos los duelos. Con el paso de los minutos, Sierra y Andy consiguieron ofrecer una salida limpia de balón a los blanquirrojos. El cuero llegaba rápido y en buenas condiciones tanto a Iñaki como a Paulino, que buscaban conectar con un activo Nano Mesa. En el minuto 29, el canario disparó ligeramente desviado tras cazar un buen balón de Paulino al área de Lizoain.

La primera parte, de claro color blanquirrojo, en esta ocasión azul por exigencias del guion en Anduva, finalizó con el Logroñés amenazando el área jabata, con dos remates de cabeza de Bobadilla, en el minuto 41, y de Álex Pérez, en el 46, que obligaron a intervenir al meta rojillo.

​Más de media docena de remates en una buena primera mitad de los de Sergio Rodríguez, jugada con personalidad en un campo complicado como Anduvay de menos a más. Los riojanos fueron capaces de sacudirse el dominio y la presión inicial del Mirandés y hacer méritos más que suficientes para adelantarse en el marcador.

Tras el paso por vestuarios, Pedro García, el analista ejerció de entrenador local ante las ausencias de José Alberto López y Pablo Álvarez, movió ficha e introdujo a Vivian y Berrocal, ya recuperados del brote de Covid-19 que diezmó la plantilla rojilla. La decisión pronto se evidenció un error. La falta de entrenos hizo mella en los dos centrales titulares a lo largo del curso y el Logroñés tuvo varias oportunidades para adelantarse en el marcador, entre ellas un remate de cabeza de Andy en el primer palo,que entre Lizoain y el larguero desbarataron. 

El Logroñés continuaba fiel al libreto de Sergio Rodríguez, presión muy alta para aprovechar las imprecisiones rojillas y cambios de orientación buscando la profundidad de Iñaki por el costado izquierdo del ataque visitante. El Mirandés, muy deslavazado en esta segunda mitad y que se vio lastrado por la salida del campo de Martín, disfrutó en el minuto 61 de una gran ocasión, pero de nuevo Santamaría ganó la batalla a Cristo y despejó el remate del delantero tinerfeño.

Apenas 3 minutos después de la mejor ocasión local de todo el partido, el Logroñés acertó en su enésimo acercamiento al área rojilla. Medina peinó un balón en largo de Santamaría y habilitó, en banda derecha, a Paulino quien, en un derroche de fuerza y calidad, dejó en evidencia a Vivian y Berrocal, colándose entre los dos, y cediendo a Olaetxea ante la atónita mirada de Lizoain y Víctor, incapaces de parar al cántabro. El de Abadiño, a placer, aprovechó el regalo para marcar el primer gol y que a la postrefue definitivo.

A partir de ese momento, el oficio blanquirrojo fue suficiente para contrarrestar a un voluntarioso Mirandés que, tras la hazaña del Molinón, no ha estado fino este domingo en Anduva. Mucho ha tenido que ver en el resultado la solvencia defensiva de los riojanos, con un gran Santamaría y con un centro de la zaga muy sólido que apenas ha concedido ocasiones. 

Crece desde la defensa este Logroñés que el próximo domingo, a las 14.00 horas, recibirá en Las Gaunas al Rayo Vallecano. Lo hará sin Iago y sin Bobadilla, pero esa ya es otra historia. Una jornada más, los de Sergio Rodríguez se reconocen sobre el verde, recuperan la sonrisa y se reconcilian con una afición que en una temporada sin Covid hubiese estallado en el fondo en el que Olaetxea impulsó hacia la permanencia al Logroñés.

C.D. Mirandés: Lizoain; Víctor, Martínez, Meseguer, Letic; Martín (Moha Min. 56), López(Moreno Min. 75), Muñoz, Jirka (Vivian Min. 46), Caballero (Vivian Min. 46) y Cristo.

U.D. Logroñés: Santamaría; Medina, Álex Pérez, Bobadilla, Iago, Iñaki; Sierra, Andy, Paulino(Pacheco Min. 78), Olaetxea (Gorka Min. 78) y Nano Mesa (David González Min. 72).

Goles: 0-1 Olaetxea (Min. 64).

Árbitro: Gorka Sagués Oscoz (Colegio vasco). Amonestó a los visitantes Iago (Min. 36), Sierra(Min. 83) y Bobadilla (Min.93).

Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 34ªde la Liga SmartBank.  

PUBLICIDAD