Recta final con las aspiraciones intactas

0
67

Logroño afronta el último tramo de la liga para dirimir si se mantiene en plazas europeas

La tres victorias em Semana Santa ante rivales de la zona baja (Cisne y Villa de Aranda, que se juegan la vida en cada partido, además de Guadalajara) hacen que Logroño encare la recta final de la competición al galope. Con la confianza que da haber superado tres desafíos difíciles -el más complicado, sin duda, ante los arandinos-, los tres próximos partidos (Puente Genil, Cuenca y Granollers) van a despejar el camino para saber si el equipo opta finalmente al sobresaliente al final de la campaña. 
Ya lo decía Luis Aragonés: la liga se decide en los últimos 10 partidos. En el caso del balonmano, no se cumple la máxima al completo. La competición tiene color blaugrana desde la primera jornada. Pero no es menos cierto que la frase responde a la verdad del torneo. 


Los franjivinos lo hacen en una buena posición de salida cuando quedan nueve jornadas. Son cuartos en estos momentos (34 puntos), pero los enfrentamientos directos (también pendientes los duelos contra León, Huesca y Anaitasuna) determinarán si la campaña se resuelve de forma brillante. 


Para ello, será necesario incorporar al juego un lateral zurdo al juego de ataque. Y eso que Eduardo Cadarso se multiplica en esta faceta. Pero no es zurdo y la amenaza del lanzamiento se diluye. La ofensiva franjivina ha ganado (por fin) el brazo de Delcio Pina. Lo que unido a la batuta de Balenciaga, la inteligencia de Casado y el siempre presente Moreira puede contribuir sin duda a dar la batalla. 
Pero la guerra se ganará en defensa. Mejor atrás que adelante los riojanos esta campaña. Con Rangel, todo un seguro, y esa muralla, con movilidad y ayudas, que comandan Sánchez-Migallón y Serradilla. 


La zaga resultó clave en el último triunfo ante Villa de Aranda. Clave para secar a un pivote tremendo: Javi García. El «gigante» arandino apenas logró coger un par de balones en todo el encuentro. Y por ahí se fueron buena parte de las opciones de los visitantes para sacar algo de provecho de su visita a Logroño. No obstante, plantearon un partido muy serio de la mano de su técnico, Alberto Suárez, viejo conocido de la parroquia riojana. El choque se jugó al ritmo que plantearon los visitantes, con el beneplácito, en muchos momentos, de los colegiados, ante su pasividad para pitar pasivo. Pero de esta forma, no deberían tener problemas para salvar la categoría. 
La defensa 5-1 en la segunda parte, con Cadarso de avanzado, concedió a los locales varios goles fáciles y, con ello, conseguir una pequeña ventaja en el marcador, que resultó fundamental para alcanzar la decimoséptima victoria esta campaña.

PUBLICIDAD