Mejoría insuficiente

0
205

El empate ante el Zaragoza (1-1) permite a los riojanos continuar una semana más fuera de los puestos de descenso

POR SERGIO CANEDA

El Logroñés mejora, esboza media sonrisa en cuanto a las sensaciones, pero aún no le da para ganar en esta competitiva SmartBank. Este sábado, ante un rival directo como el Real Zaragoza, los blanquirrojos ofrecieron una mejor versión, una presión valiente, jugando muchos minutos en campo rival y disfrutando de un par de ocasiones para intentar sumar de tres en tres, asignatura pendiente desde hace casi tres meses. Es complicado vaticinar sí esta ligera mejoría será suficiente para, en las 11 finales que restan, lograr la ansiada permanencia, pero desde luego es el camino.

          Sí, pero no. Este Logroñés sí es reconocible, cierto es que aún está muy lejos del que firmó una racha perfecta en noviembre, pero la imagen del primer tiempo ante el Zaragoza abre la puerta a la reconciliación. La presión de los riojanos incomodó sobre manera a los de Juan Ignacio Martínez que apenas inquietaron a Miño en la primera mitad y por las bandas, con Iñaki y Paulino como protagonistas, los riojanos consiguieron hacer daño a la dubitativa zaga aragonesa. El partido se equilibró más en una segunda mitad, tras las correcciones tácticas de Jim tapando la vía de agua por su costado derecho, y coincidiendo con un evidente bajón físico de los locales, que este sábado acusaron las bajas con las que afrontaban el choque.

En la parcela ofensiva, otra de las disciplinas que este equipo necesita perfeccionar para aferrarse a la categoría, el bloque riojano también mejoró. El penalti que materializó Andy en el minuto 16, castigando un pisotón de Jair a Mesa, apareció de una jugada en la que Paulino remató desviado un buen centro, otro más, de Iñaki. El propio Paulino, con un disparo al palo, y Nano Mesa, con un taconazo que detuvo Álvarez, pudieron decantar el duelo a favor de los riojanos, que durante muchos minutos tuvieron a los aragoneses contra las cuerdas. 

La cruz de esta moneda al aire en la que se convierte cada partido de los de Sergio Rodríguez es la habitual desconexión defensiva, ese fallo, unos días grotesco y otros menos siempre aparece fiel a su cita. Este sábado fue Medina quien reaccionó tarde a un buen centro de Zapater que Narváez convirtió en el gol del empate. Pudo adelantarse minutos después el conjunto aragonés, pero Miño tiró de reflejos ante un remate a bocajarro de Bermejo.

Un punto para cada equipo con regusto amargo para los de Sergio Rodríguez que desperdician una nueva oportunidad de sumar los tres en disputa tras adelantarse en el marcador, como ya ocurrió en el Carlos Belmonte. Sin apenas tiempo para lamentarse, a la vuelta de la esquina ya espera la Ponferradina donde el Logroñés está, una jornada más, obligado a ganar para hacer bueno el punto sumado ante los maños.

U.D. Logroñés: Miño; Medina, Álex Pérez, Bobadilla, Iago, Iñaki; Petcoff, Andy, Paulino (Rubén Martínez Min. 86), Olaetxea y Nano Mesa (Leo Ruiz Min. 80).

Real Zaragoza: Álvarez; Vigaray (Tejero Min. 46), Peybernes, Jair, Chavarría; Bermejo (Adrián González Min. 89), Eguaras, Zapater (Sanabria Min. 74), Francho, Narváez (Azón Min. 86) y Alegría (Larra Min. 86).

Goles: 1-0 Andy (Min. 14). 1-1 Narváez (Min. 61)

Árbitro: Jon Ander González Esteban (Colegio Vasco). Amonestó a los locales Andy (Min. 75), Petcoff (min. 85) y al visitante Jair (Min. 13).

 Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 31ª de la Liga SmartBank. En los prolegómenos del encuentro, la afición blanquirroja organizó un recibimiento masivo al autobús del equipo en su llegada a Las Gaunas.

PUBLICIDAD