Película de terror en Cornellá-El Prat

0
128

El Espanyol, con 3 goles en 5 minutos, acaba con un Logroñés que no compitió en el RCDE Stadium, del que se marchó sin disparar a puerta

Por SERGIO CANEDA

Que fuera lo esperado no significa que duela menos. Entraba en los planes no puntuar en el RCDE Stadium, pese a las bajas pericas y a su mal momento de juego y resultados, lo que no es de recibo en el fútbol profesional es no competir. El Logroñés de Sergio Rodríguez fue este sábado un juguete a merced de Melendo, Puado, Darder y compañía, un equipo sin ambición, sin alma y repleto de dudas que minan, jornada tras jornada, la autoestima de los blanquirrojos.

          Los 90 minutos de monólogo blanquiazul sobre el césped sirvió para evidenciar, más bien para subrayar, una serie de cuestiones ya sabidas: la plantilla del Espanyol está a años luz de la blanquirroja, los riojanos deambulan en caída libre por esta Liga SmartBank y, tanto en el césped como en el banquillo, la empresa parece superar a los protagonistas.

          Un inapelable 4-0, fraguado en una primera parte intensa por parte local y desastrosa del lado visitante, es la mejor foto fija de la diferencia interplanetaria entre ambos conjuntos. A un partido, decía Sergio Rodríguez en la previa del choque, el Logroñés tiene posibilidades de hacer daño al Espanyol, este curso y este Logroñés seguro que no. La tormenta perfecta blanquiazul desarboló, a las primeras de cambio, la defensa de circunstancias (con Iago de tercer central) que improvisó el técnico riojano y rompió el guion de partido diseñado en la pizarra del Mundial 82. El daño pudo ser mayor, pero Miño lo evitó con varias intervenciones decisivas. 

          Los blanquirrojos entraron fríos y dubitativos al partido, tanto es así que en los 15 primeros minutos de partido los catalanes ya habían dispuesto de tres ocasiones claras, dos desbaratadas por Miño y otra por un providencial Álex Pérez. Con un Logroñés incapaz de dar dos pases seguidos, de superar el centro del campo y mucho menos de conectar con Mesa y David González, los blanquiazules impartieron una clase magistral de jugar entre líneas, ocupar los espacios, interpretar los desmarques y combinar a dos toques. Un cóctel perfecto con el resultado final de 3 goles, obra de Puado, Embarba y Pedrosa, en apenas 5 minutos, lo nunca visto en el fútbol profesional, salvo que el espectador peine canas y recuerde el histórico 12-1 frente a Malta de 1983.

          Los riojanos se marcharon del RCDE Stadium con muchos kilómetros recorridos en sus piernas, persiguiendo sombras blanquiazules, y sin un solo remate entre los tres palos. Las dos únicas aproximaciones riojanas las protagonizaron Andy e Iñaki en la primera mitad con remates muy desviados. 

En la segunda mitad, ante la zozobra riojana, Sergio Rodríguez cambió de esquema, regresó al 1-4-2-3-1, dio minutos a Bogusz para que recuperase tono antes de su marcha con su selección y trató de taponar la hemorragia, para que la cosa no fuera a mayores. Diamata, una pesadilla constante para Bobadilla y Álex Pérez, encontró en el minuto 69 el premio a su buen partido con un gol que puso el broche final a una noche aciaga. A partir de ese momento, el Espanyol levantó el pie del acelerador y evitó hacer más sangre.

          La película de terror de Cornella-El Prat, no apta para blanquirrojos sensibleros, deja a jugadores y técnicos tocados, a la afición hundida y lo que es peor, inocula el miedo ante lo que está por venir: las finales ante Zaragoza, Ponferradina y Tenerife. En la primera de ellas, el sábado a las 21.00 horas, no estarán seguro Jaime Sierra, sancionado, y Bogusz, convocado con su selección, quizás tampoco de siente en el banquillo Sergio Rodríguez o puede que sí, sólo Félix Revuelta sabe hasta dónde quiere repetir el caso Pouso o si está dispuesto a que el equipo caiga a los puestos de descenso de manera inexorable sin que nada cambie.

R.C.D. Espanyol: Diego López; Óscar Gil, David López (Calero Min. 22), Cabrera, Pedrosa (Dídac Vila Min. 46); Embarba, Bare, Darder (Mérida Min. 76), Puado, Melendo (Melamed Min. 70) y Dimata (Wu Lei Min. 70).

U.D. Logroñés: Miño; Medina (Bogusz Min. 53), Álex Pérez, Bobadilla, Iago, Iñaki; Sierra, Andy (Rubén Martínez Min. 74), Paulino (Zelu Min. 74); Nano Mesa (Petcoff Min. 53) y David González (Leo Ruiz Min. 63).

Goles: 1-0 Puado (Min. 21); 2-0 Embarba (Min.24); 3-0 Pedrosa (Min. 25); 4-0 Dimata (Min. 69)

Árbitro: Juan Luis Pulido Santana (Colegio Canario). Amonestó a los visitantes Mesa (Min. 20) y Sierra (Min. 35 y Min 80).

 Incidencias: Partido correspondiente a la jornada trigésima de la Liga SmartBank. 

PUBLICIDAD