Filomena congela al Logroñés

0
37

La derrota en La Romareda (2-0) empaña una buena primera vuelta de los blanquirrojos que se salda con 27 puntos

POR SERGIO CANEDA

Filomena enfría la ilusión blanquirroja. El Logroñés cayó derrotado con merecimiento este viernes en su visita a La Romareda ante un buen Zaragoza al que le bastó con un par de acelerones para confirmar que esta Liga SmartBank circula a dos velocidades. 

A pesar del regusto amargo que deja la derrota en la capital maña, en la que tuvo mucho que ver los deméritos blanquirrojos, el Logroñés, un recién ascendido, firma una muy buena primera vuelta de competición, con 27 puntos en 21 jornadas que le permiten encarar la cuesta de enero con cierta tranquilidad.

Sergio Rodríguez sorprendió de inicio con la inclusión de Sierra, David González y, sobre todo, Ousama, en el once inicial, dejando en el banquillo a Leo Ruiz, Ander Vitoria o Bogusz. El de Tetuán entraba así en unas ‘rotaciones’ en las que, por el contrario, no hay ni rastro de hombres como Van la Parra, Errasti, Rubén Martínez o Arnedo. En el descanso, con un 2-0 en el marcador de La Romareda, Sergio Rodríguez dejó en la caseta a Ousama, enésima oportunidad desperdiciada, para colocar a Unai Medina en la posición de extremo derecho y situar a Paulino, el mejor de los visitantes hasta que le duró la gasolina, a pierna natural. Zelu, por segunda jornada consecutiva, no disputó ni un minuto y vio el choque desde el banquillo.

Con la salida de Bogusz en el minuto 57 en sustitución de un gris Olaetxea, los blanquirrojos inauguraron la estadística de disparos a puerta. Dos llevaron la firma del polaco, el único con chispa en los metros finales, y otro, casi desde el autobús, de Álex Pérez en el tiempo de descuento. Ese es el pobre bagaje ofensivo de un Logroñés muy frío en La Romareda, timorato y sin ritmo. Inofensivos en ataque y poco contundentes en defensa, con los Pérez al mando de las operaciones en la zaga. Ingredientes perfectos para perder un partido en el que en el tramo final del encuentro el Zaragoza levantó el pie del acelerador.

El choque se puso muy de cara para los de Juan Ignacio Martínez con un riguroso penalti de Giménez a Francés, cuando éste ya había rematado alto, y que Narváez materializó. Los riojanos fueron incapaces, salvo un par de centros peligrosos de Paulino sin encontrar rematador, de responder e inquietar a Cristian Fernández. Tras la reanudación, Bermejo, uno de los jugadores locales más activos, culminó una buena contra aragonesa que descosió el frágil entramado defensivo riojano. El segundo tanto local en el minuto 54 hizo mucho daño a los de Sergio Rodríguez, que ni sobre el césped ni desde el banquillo encontraron la manera de hacer daño a un Zaragoza bien plantado y que jugó al ralentí durante toda la segunda mitad.

Preocupantes sensaciones de un equipo que en la AP-68 se dejó la intensidad que le permitió superar hace una semana al Mirandés en Las Gaunas. Una lección de la que tomar nota con vistas al futuro de una segunda vuelta muy complicada en la que no caben incomparecencias como la de este viernes en La Romareda. Por delante, 15 días para rearmase física y moralmente, recuperar a piezas claves como Iñaki y, aunque el míster despeje balones, compensar la plantilla con la salida de jugadores y la llegada de nuevos fichajes.

Real Zaragoza: Cristian Fernández; Vigaray, Francés, Jair, Chavarría (Nieto Min. 75); Bermejo (Igbekeme Min. 89), Eguaras, Francho (Zapater Min.90), Zanimacchia, Narváez (Larra Min. 89) y Fernández (Azón Min. 75).

U.D. Logroñés: Dani Giménez; Iago López (Vitoria Min. 70), Álex Pérez, Gorka, Andoni López; Paulino (Rubén Martínez Min. 85), Andy, Sierra (Petcoff Min. 45), Olaetxea (Bogusz Min. 57), Ousama (Medina Min. 45) y David González.

Goles: 1-0 Narváez (Min. 17); 2-0 Bermejo (Min. 54).

Árbitro: Luis Mario Milla Alvendiz (Colegio Madrileño). Amonestó al local Chavarría (Min. 69) y a los visitantes Sierra (Min. 42), López (Min. 44) y Paulino (Min. 61).

 Incidencias: Partido correspondiente a la 21ª jornada de la Liga SmartBank. 

PUBLICIDAD