La Rosaleda tapona la herida

0
110

El empate cosechado en Málaga (0-0) permite frenar la mala dinámica, recuperar el equilibrio y despedir 2020 con 6 puntos de ventaja sobre el descenso

POR SERGIO CANEDA

Regresar al lugar donde uno fue feliz siempre tiene algo de terapéutico. Málaga, La Rosaleda, allí donde comenzó todo, surtió este domingo una suerte de efecto placebo para cerrar este atípico 2020 con un empate y cierta mejora en las sensaciones de un bloque capaz, de nuevo, de competir al nivel que reclama esta exigente Liga Smartbank.

Los blanquirrojos se marchan de vacaciones con 24 puntos en la mochila y una distancia sobre el descenso de 6 puntos. Un saldo favorable que, a estas alturas de la competición, hasta los más optimistas del lugar firmarían tras el debut del equipo en El Molinón. El punto sumado en La Rosaleda, ante un Málaga con 10 jugadores durante casi una hora, sirve para taponar la herida abierta en un nefasto mes de diciembre cargado de derrotas (cinco en Liga y una en Copa). Los riojanos han conseguido frenar la hemorragia, recuperar cierto equilibrio tras bajar de la montaña rusa liguera y regresar a la senda de la solidez defensiva, clave para sumar en esta competición. No parece poca cosa, visto lo visto.

El miedo a perder provocó que sobre el césped de La Rosaleda los riojanos demostrasen una evidente ansiedad que condicionó sus prestaciones, sobre todo en el apartado ofensivo donde incurrieron en una decena de fueras de juego y sólo botaron un córner, pese a gozar de un 61% de posesión. Si en defensa regresó la solidez perdida, ante un Málaga que tampoco inquietó demasiado, en ataque a los blanquirrojos se les volvió a hacer de noche. En medio de la penumbra, Iñaki volvió a ser el faro y el recurso ofensivo más explotado por los de Sergio Rodríguez, que vieron como se anuló un golazo de Ander Vitoria por fuera de juego. Ni Bogusz, que sigue buscando su sitio; ni Paulino, que amaga el desequilibrio pero no lo concreta; ni Zelu, desaparecido salvo por su habitual remate desviado; ni Ousama, apresurado y equivocado en la toma de decisiones, fueron capaces de entender el partido, ni lo que su equipo necesitaba y, por lo tanto, de ofrecer ese plus que marca la diferencia entre un punto y los tres de la victoria. Un debe que, en la rueda de prensa posterior al choque, Sergio Rodríguez se apuntó como propio. “No hemos sabido”, asumía. El primer paso es reconocerlo.

 Por delante, varios días de descanso para resetear, sobre todo a nivel mental, y recuperar a varios de los jugadores que arrastran molestias. Tras un primer tramo de competición enormemente exigente, en lo físico y en lo mental, los blanquirrojos, habituados al ritmo de Segunda B, tienen la oportunidad de cargar pilas para afrontar un enero que les exigirá lo máximo desde el principio, con la visita a Las Gaunas del Mirandés y la salida al Zaragoza como primeras citas ligueras.

Tiempo también para que la dirección deportiva y el cuerpo técnico tomen decisiones en lo deportivo. Sin fichas profesionales libres, la última se ocupó con Giménez, tercer portero senior de la plantilla, todo hace indicar que habrá que liberar la ficha de un guardameta para poder acometer posibles refuerzos en el mercado de invierno. Si algo evidenció el empate sumado en Málaga es que este equipo necesita un aporte extra de calidad en los metros finales, un chispazo de magia que marque la diferencia y permita rentabilizar el trabajo del bloque. Otra opción para reforzar el conjunto de Sergio Rodríguez es la de buscar una cesión a Ousama o Álvaro Arnedo, jugadores que necesitan disputar muchos minutos para continuar su progresión. Todo ello, a la espera de ver cómo evoluciona el papel de Van la Parra, fuera de la convocatoria tras un mal partido en Urritxe.

Merecido descanso para una plantilla y cuerpo técnico, novatos en la categoría, que en unos meses han realizado un máster acelerado de lo que supone el exigente fútbol profesional y que han superado con nota el primer envite. 

Málaga: Barrio; Ismael, Escassi, Lombán, Cristo; Joaquín (Jairo Min. 83), Ramón (Martínez Min. 89), Luis Muñoz, Rahmani; Cristian y Orlando Sá (Mejías Min. 89).

Logroñés: Giménez; Iago, Álex, Clemente, Iñaki; Paulino (Ousama Min. 65), Sierra, Andy, Bogusz (David González Min. 65); Olaetxea (Zelu Min. 75) y Leo Ruiz (Ander Vitoria Min. 75).

Goles: Sin goles.

Árbitro: Álvaro Moreno Aragón (Colegio madrileño) Amonestó a los locales Escassi (Min. 13) y Orlando Sá (Min. 48) y expulsó con roja directa a Rahmani (Min. 34); y a los visitantes Bogusz (Min. 52), Olaetxea (Min. 72) y Ousama (Min. 77). 

Incidencias: Partido correspondiente a la 19ª jornada de la Liga SmartBank.

PUBLICIDAD