Excesivo castigo

0
32

El Leganés se lleva los tres puntos de Las Gaunas (0-1) gracias a un penalti que sancionó el VAR y que transformó Borja Bastón

POR SERGIO CANEDA

Más de un año después de la última derrota como local, un 1 de septiembre de 2019 ante el Haro, la UD Logroñés ha vuelto a perder un partido en el Municipal de Las Gaunas. Lo ha hecho ante el todopoderoso Leganés, que hace 12 meses se las veía nada más y nada menos que con el Real Madrid y el Barcelona. Por recordarlo.

Los de Sergio Rodríguez han competido de tú a tú durante 90 minutos con uno de los más firmes candidatos al ascenso de categoría, tanto es así que el duelo ha finalizado con la UD Logroñés volcada sobre el área pepinera. Los riojanos se marchan de vacío tras un buen encuentro, la derrota es un excesivo castigo para los méritos de uno y otro sobre el maltrecho césped de Las Gaunas. Los de Martí han aprovechado un penalti por mano de Andy dentro del área, tan involuntaria como punible, que transformó Borja Bastón y con esa renta han conseguido domesticar el ímpetu de unos blanquirrojos que han gozado de buenas ocasiones, la mejor una doble de Andy en el minuto 72 que desbarató Cuellar. 

Los madrileños han desempolvado en Las Gaunas el manual del oficio, los puristas dirán que con escasa brillantez y con el viento a favor, pero lo cierto es que pleno de efectividad. Con todo, pese al inacabable fondo de armario de Martí, el Leganés ha sufrido con el buen hacer blanquirrojo, y eso que la primera ocasión fue visitante y el primer paradón de Yari, que sustituyó a Miño, lesionado en el calentamiento. El portero del Promesas ha firmado un gran debut con el primer equipo, con un par de intervenciones de mucho mérito. 

Sin ser un gran partido, hubo un puñado de ocasiones. Así, el Leganés, con Santos y Arnáiz, pudo ampliar la renta, pero Yari lo impidió. En la portería contraria, Olaetxea, Ousama o Leo lo intentaron, pero sin el necesario instinto asesino con el que se debe pisar el área pequeña en la Liga Smartbank. El fútbol profesional es cruel con el inocente, pero si algo bueno tiene el bloque de Sergio Rodríguez es que tiene corazón, cree en lo que hace y seguirá peleando cada partido como si fuera el último. Visto lo visto y a falta de euros parece la única receta para sobrevivir en la jungla del fútbol profesional.

Si en el debe de los riojanos está la ausencia casi total de instinto depredador en el área rival, salvo las apariciones por sorpresa de Andy, en su haber está el buen nivel competitivo que siguen exhibiendo jugadores a priori llamados a ser actores secundarios, como Ousama o Paulino. Con un calendario tan apretado como el que aguarda a los riojanos, todos tendrán oportunidades de sentirse importante en el corto y medio plazo.

El de este sábado ha sido un choque para aprender de los mejores, del oficio de Rubén Pérez, de la experiencia de Pichu Cuellar o de la sangre fría de Gaku, un master sintetizado en 90 minutos de lo que aguarda a la UD Logroñés en los próximos meses. 

U.D Logroñés: Yari; Iago, Álex Pérez, Gorka (Rubén Martínez Min. 82), Iñaki; Zelu (David González Min. 60), Andy, Errasti (Paulino Min. 46), Ousama; Olaetxea (Sierra Min.87) y Leo Ruiz (Ander Vitoria Min. 87).

C.D. Leganés: Cuellar; Palencia, Omeruo, Tarín, Javier Hernández; Ojeda (Eraso Min. 77), Rubén Pérez, Gaku (Rubén Pardo Min. 85), Arnáiz (Bustinza Min. 85), Borja Bastón (Merino Min. 64) y Santos (Perea Min. 77).

Goles: 0-1 Borja Bastón (Min. 31); 

Árbitro: Javier Iglesias Villanueva (Colegio Gallego). Amonestó al local Zelu (Min. 40); Por parte visitante mostró amarilla a Hernández (Min. 35), Borja Bastón (Min. 37) y a Merino (Min. 90)

Incidencias: Partido correspondiente a la sexta jornada de la Liga SmartBank. 

PUBLICIDAD