Un rival incómodo examina al líder

0
136

Por @Scaneda

La UD Logroñés regresa este domingo, a las 17.00 horas, a Las Gaunas y lo hace sin la más mínima concesión a una posible relajación vista la clasificación. La competencia interna en el seno de la plantilla, de la que presume con razón Sergio Rodríguez, es el mejor antídoto para evitar una posible desconexión.

Tras la remontada en Fadura, después de una mala primera mitad, el técnico logroñés puede aprovechar el cambio de escenario, y el desahogo clasificatorio, para introducir novedades en el once inicial blanquirrojo. Con todos los jugadores disponibles, Iago López ya entrena con el grupo pero su inclusión en la convocatoria se antoja prematura, la lista de 18 convocados puede deparar alguna sorpresa, como ya ocurrió en la lista que viajó a Getxo. En el equipo líder destacado del Grupo II no sólo está caro jugar, también lo está entrar en la convocatoria. Mérito innegable de los jugadores, del buen hacer del cuerpo técnico y del trabajo de Carlos Lasheras. 

En la habitual rueda de prensa previa al choque, Sergio Rodríguez apuntaba que “el equipo está entrenando muy bien, con muchas ganas. Cada jornada es complicado dar la convocatoria y elegir el once porque todos compiten excepcionalmente en los entrenamientos. Todos quieren jugar y muerden en cada entrenamiento”. Sobre el rival, señalaba que “ha ganado en versatilidad. Siguen jugando directo, con centros laterales y mucha presión para que el rival cometa errores. Son un equipo poderoso y peligroso a balón parado. No creo que vengan relajados, tienen poco que perder y mucho que ganar”.

 No se equivoca el míster blanquirrojo. Los vizcaínos son sextos con 41 puntos, a sólo cinco puntos de distancia del cuarto puesto y de un ‘Play off’ que supondría un gran éxito para un conjunto que comenzó el curso con el reto de lograr la salvación. La temporada pasada, también con Iñigo Velez en el banquillo, el Amorebieta firmó un gran curso, finalizando en octava posición la liga regular y clasificándose para la Copa del Rey. En la 2019-2020 va camino de superar ese récord. 

Los azules llegan a la cita en Las Gaunas rebosantes de ilusión y con la moral por las nubes tras derrotar la pasada jornada al Athletic B en Urriche (2-1), segunda victoria consecutiva tras vencer al Real Unión (0-1). Si en su estadio es un rival muy complicado de superar, la UD Logroñés se impuso con muchos apuros en la primera vuelta 0-1 con tanto de Olaetxea, este curso ha ganado en consistencia lejos de él. Tanto es así que los de Velez son el segundo mejor visitante del Grupo II con 20 puntos, los mismos que el Bilbao Athletic de Joseba Etxeberria. Sólo han perdido tres partidos como visitantes en esta temporada.

Los vizcaínos forman un bloque compacto, intenso y físico, acostumbrados a partidos con ritmo, supondrán un test muy importante para calibrar el momento de forma y de juego de los riojanos. La llegada en el mercado de invierno de Julen Azkue ha dado aún más alternativas a Iñigo Velez que cuenta con una plantilla no demasiado amplia pero repleta de hombres con experiencia, caso de Aitor Arregui, Mikel Álvaro o Aimar Sagastibelza, a los que se unen un trio de jugadores con mucho gol: Ekain (9 goles), Orozco (7 goles) y Amorrortu (7 goles). Tres delanteros que aprovechan a la perfección las jugadas de estrategia y los centros laterales de especialistas como Seguín o Álvaro. 

El técnico visitante podrá contar con todos los jugadores disponibles salvo Aitor Aldalur, un fijo en la zaga azul, que se perderá el duelo por acumulación de amonestaciones.

Rival incómodo que exigirá a una UD Logroñés que en Las Gaunas parte con la obligación de hacer valer su condición de líder y la responsabilidad de afianzar la cómoda ventaja que mantienen con sus inmediatos perseguidores.

PUBLICIDAD