Nuevo final de infarto en Europa

0
90

BM Logroño logra su primer punto en la fase de grupos tras empatar con el PAUC en el Palacio

Por Víctor Espuelas

Un partido que debió ganar, pudo perder y acabó empatando. Este es somero resumen del estreno en la fase de grupo del BM Logroño en su condición de local (29-29). El PAUC tuvo el último ataque para llevarse la victoria a Francia, pero el lanzamiento del central Claire se fue a la madera y el rápido contragolpe que armó Balenciaga acabó en gol de Miguel Sánchez-Migallón, pero con el tiempo ya cumplido.

El conjunto local no supo administrar la ventaja con la que comandó la segunda parte, que parecía casi definitiva en el último tramo (29-25 min 26). Sin embargo, su falta de acierto en ocasiones francas y el acierto de los dos guardametas galos impidieron a los de Miguel Velasco celebrar su primer triunfo en esta fase de grupos de la Copa EHF.

Un nuevo final de infarto para cerrar el partido ante el PAUC, como ya ocurriera la semana anterior en el desplazamiento a Hungría para jugar contra el Tatabanya. En aquella ocasión, una controvertida decisión arbitral privó a los franjivinos de la oportunidad de empatar un duelo en el que debieron remar durante buena parte del encuentro para reducir la distancia en el marcador. 

Ante la afición riojana, BM Logroño-La Rioja fue capaz de comandar el partido durante la mayor parte del duelo. Velasco no escatimó esfuerzos y puso a sus lugartenientes en defensa durante los 60 minutos del encuentro. La pareja Kusan-Ligetvári gana enteros en el centro de la zaga en Europa, donde los rivales ganan en altura y kilos. Y además, permite que Garciandía y Sánchez-Migallón salgan con mayor rapidez a defender a los artilleros rivales. En este caso, el danés Larsen, un dolor de cabeza durante todo el partido.

Desde el primer minuto el conjunto riojano demostró sus ganas de celebrar el primer triunfo en esta fase de la competición de la Copa EHF. Kukic se encargó de manejar el ataque, bien custodiado por Ligetvári e Imanol. Más tarde le relevaría Balenciaga, que mediada la segunda parte condujo a su equipo a disfrutar de una cierta ventaja en el marcador. Llegó a parecer definitiva, pero no resultó suficiente.

Pocas rotaciones en el equipo franjivino. Scott no disfrutó ni un minuto de juego, al igual que el mayor de los Cadarso. Esta circunstancia puede afectar en un febrero cargado de partidos. Sin ir más lejos, el martes visita Cuenca el Palacio de los Deportes en un duelo que se antoja decisivo para aclarar la lucha por la segunda plaza. BM Logroño debe seguir haciéndose fuerte en el Palacio (en la primera vuelta de la competición sólo el Barcelona se llevó los dos puntos en juego), pero la fatiga puede empezar a pasar factura.

PUBLICIDAD