La UD Logroñés se disuelve en el diluvio

0
62
LA FOTO DEL PARTIDO. El diluvio cayo sobre Las Gaunas y disolvió el potencial de la UD Logroñés

Los blanquirrojos ceden un empate en Las Gaunas ante el Valladolid B (1-1) en una mala segunda mitad en la que le faltó ideas y fútbol

Por @SCaneda

La UD Logroñés ha cedido este sábado un empate en Las Gaunas frente a uno de los peores equipos a domicilio del Grupo II, el Real Valladolid B. Los pucelanos se han sacudido de golpe esa fama de rival asequible a domicilio logrando un buen punto en una plaza complicada. En un partido incómodo para los locales, el Valladolid B ha generado serios problemas a la defensa riojana y ha dominado una segunda mitad repleta de interrupciones y en la que los blanquirrojos han mostrado su peor versión. 

Las molestias físicas de última hora de Olaetxea han obligado a Sergio Rodríguez a modificar su habitual once inicial. Frente a los pucelanos, Sierra ha acompañado a Andy en el doble pivote y Ousama ha adelantado en la rotación a Rayco para partir de inicio junto a Ander Vitoria en la punta de lanza del ataque riojano. Buena primera mitad del madrileño, más desaparecido en la segunda en la línea del equipo, y muchas dudas sin despejar en la posición de mediapunta, que este curso, sí o sí, parece tener a Olaetxea como propietario casi en exclusiva.

Los locales han comenzado dominando el encuentro y gozando de un par de buenas ocasiones, como un disparo blando de Rubén a las manos de Samuel. En el minuto 15, Sierra filtró un buen pase en profundidad a Ander Vitoria que se impuso en la pelea a Jaime y elevó sutilmente el esférico ante la salida de Jaime para marcar el primero. El gol dio paso a los mejores momentos blanquirrojos, con ocasiones para Ander Vitoria o Ñoño, que no tuvieron el final esperado. Por su parte, el Valladolid B dispuso en las botas de El Hacen una gran ocasión para marcar el empate, pero el meta catalán acertó en la salida e impidió el tanto.

En la segunda mitad el partido ha discurrido por los derroteros dibujados en la pizarra de Javier Baraja, con Zalazar, Doncel y El Hacen como maestros de ceremonias. Tras el paso por vestuarios, los pucelanos han retomado mucho mejor el encuentro, incrementado la velocidad y el ritmo de sus acciones. Doncel avisaba de las intenciones visitante con un disparo escorado que Miño envió a córner en una buena intervención. En el saque de esquina posterior, Navarro cabeceó un balón hacia un Alende libre de marca que fusiló dentro del área para establecer la igualada. La zaga blanquirroja, muy hundida, no tiró bien el fuera de juego y el filial se aprovechó del desajuste defensivo para establecer la igualada. No ha sido la mejor tarde para la dupla Caneda-Zabaco, superada en muchas ocasiones por la envergadura de Plaza y la movilidad de los jugadores ofensivos del cuadro pucelano.

Inmediatamente después del tanto visitante, Sergio Rodríguez introdujo en el campo a Rayco por un desaparecido Ousama. Ni el de Tetuán ni el canario han estado este sábado al nivel esperado. A favor del primero juega su juventud y su amplio margen de mejora, en cambio el de Las Palmas de Gran Canaria va camino de convertirse en un expediente X. La parroquia blanquirroja se pregunta dónde está el jugador que en la temporada 2017-2018 fue capaz de marcar 16 goles y convertirse en el líder y jugar más desequilibrante de este equipo.

Los de Javier Baraja dieron por bueno el empate y comenzó el habitual carrusel de pérdidas de tiempo, impropias del equipo filial de un conjunto de Primera como el Real Valladolid. Poco fútbol, numerosas interrupciones y litros de lluvia descargando sobre el Municipal. Con este escenario, Javi Álamo saltó al césped en sustitución de Ñoño, lo hizo más de un mes después de disputar su último partido. El exjugador del Extremadura se acomodó en la banda derecha del ataque blanquirrojo y trató de generar peligro por su costado sin demasiado éxito. Sergio Rodríguez apuró la bala del último cambio hasta el minuto 85, cuando David sustituyó a Ander Vitoria. Cinco minutos más los cuatro de prolongación en los que el asturiano apenas pudo entrar en contacto con el balón.

La UD Logroñés apenas inquietó la meta defendida por Samuel en una segunda mitad en que los blanquirrojos evidenciaron una grave falta de ideas para hacer daño a un filial que, hasta su visita a Las Gaunas, había perdido en cuatro de sus cinco salidas. Ni con Ousama en la primera mitad, ni con Rayco en la segunda los blanquirrojos han encontrado un camino claro hacia el gol. Tampoco por las bandas, con Ñoño e Iñaki más apagados de lo habitual y un Rubén Martínez poco profundo. 

El próximo domingo, frente al Burgos, también en Las Gaunas, los blanquirrojos tendrán la oportunidad de despejar algunas de las dudas generadas en los dos últimos choques ante un rival llamado a estar en la parte alta de la clasificación y que, en el primer tercio de competición, no está cumpliendo ni mucho menos con las expectativas generadas en torno a este proyecto con capital argentino.

UD Logroñés: Rubén Miño; Iago López, Caneda, Zabaco, Iñaki; Ñoño (Javi Álamo Min. 66), Rubén Martínez, Andy, Sierra, Ousama (Rayco Min. 55) y Ander Vitoria (David Min.85).

Real Valladolid B: Samuel; Apa, Jaime, Alende, Navarro; Doncel (Pablo Min. 88), Zalazar, El Hacen, Mancuso (Segura Min. 69), Oriol y Plaza (Soberón Min. 90).

Goles: 1-0: Ander Vitoria (Min. 15); 1-1 Alende (Min. 53)

Árbitro: Alberto Fuente Martín (Colegio Cántabro). Amonestó a los locales Sierra (Min. 42) e Iñaki (Min. 83) y a los visitantes Mancuso (Min. 35) y Alende (Min.81).

Incidencias: Partido correspondiente a la duodécima jornada del campeonato de Liga en el Grupo II de la Segunda División B. 

PUBLICIDAD