Amarga derrota en Lezama

0
82
LA FOTO DEL PARTIDO. Hasta tres veces sacaron del centro del campo ante la alegría de los cachorros del Athletic

La UD Logroñés añora a Errasti en Bilbao, donde dos errores de Miño condenan a la UD Logroñés ante el líder (3-1)

Galería del partido – Galería de la afición

Por Sergio Caneda

Los capitanes posan con el rio arbitral en Lezama. Riojapress
+Fotos Galería del partido Galería de la afición

El talento insultante de jugadores como Sancet, Morcillo o Vencedor ha cimentado la sólida candidatura del Bilbao Athletic a campeonar al final de temporada ante una UD Logroñés poco reconocible este domingo en Lezama. Inseguros atrás y con pocas ideas en ataque, los logroñeses han sido una mala versión del equipo de jornadas pasadas, su fútbol ha generado dudas y se ha vuelto a evidenciar lo importante que es para este equipo la ausencia del lesionado Errasti.

Con Errasti en el campo, la UD Logroñés ha recibido cuatro goles en ocho partidos. Sin el mediocentro guipuzcoano, los blanquirrojos han encajado seis en sólo tres encuentros. No hay debate. La UD Logroñés añora la solidez y el equilibrio que aporta el centrocampista, una brecha en la línea de flotación blanquirroja que, hasta el momento, Sergio Rodríguez no es capaz de taponar.

En este sentido, el técnico riojano sorprendió alineando de inicio el mismo once con el que arrancó el partido frente al Real Unión en Las Gaunas, con Rayco en la mediapunta y con un doble pivote formado por Andy y Olaetxea. En esta ocasión, el técnico decidió sacrificar el equilibrio de un tercer mediocentro (Jaime Sierra) para tener más presencia cerca del área rival, donde el canario está llamado a ser determinante. Sergio Rodríguez apostaba por el intercambio de golpes ante el equipo más goleador de toda la Segunda B con Rayco como estrella invitada y el plan funcionó, pero sólo durante unos minutos. El canario fue el primero en probar los reflejos de Ezkieta en los primeros minutos del encuentro, pero a partir de ese momento desapareció hasta que fue sustituido. 

Los riojanos entraron bien en el encuentro y dispusieron de varias ocasiones consecutivas, lideradas por Rubén Martínez y Ander Vitoria. Si bien este efímero protagonismo visitante se prolongó solo por espacio de ocho minutos. A partir de ese momento, los de Joseba Etxeberria dieron un paso al frente e inclinaron el campo hacia la meta defendida por Miño. Los vascos asfixiaron a los riojanos con una presión muy alta, que incomodó la salida de balón visitante, y comenzaron a crecer apoyados en la calidad de Vencedor y Sancet. Un córner botado por el primero supuso el gol de los locales obra de Urain en el minuto 21. El delantero bilbaíno, lesionado minutos después, cazó un balón suelto en el área tras un error de Miño en el despeje. 

El control de juego era local, más por sensaciones que por ocasiones. Andy y Olaetxea, muy gris en Lezama, no eran capaces de aportar fluidez al juego blanquirrojo, mientras el Bilbao Athletic desplegaba todos sus recursos ofensivos aprovechando la rapidez de alfombra de Lezama y obligaba a la defensa riojana a emplearse a fondo. Pese a todo, la última ocasión de la primera mitad tuvo color blanquirrojo, azul este domingo, en un disparo cruzado de Iñaki a tres minutos del descanso. 

El paso por vestuarios dejó el choque sin un dominador claro. Tras varios minutos de tanteo, Sergio Rodríguez sustituyó a Rayco por David buscando un juego más directo y más vertical. Un cambio en la pizarra que un nuevo error de Rubén Miño dejó en anecdótico. En el minuto 55 Morcillo, casi sin ángulo, disparó desde el costado izquierdo y el balón se coló por el palo que cubría Miño. Un error impropio de un guardameta de la trayectoria del meta catalán quien, once jornadas después, sigue sin trasladar la confianza que precisa un equipo que aspira al ascenso. Doce minutos después, Sancet, con un disparo dentro del área castigaba aún más a una UD Logroñés que por aquel entonces deambulaba sin rumbo por Lezama recibiendo una bofetada de realidad.

Con el 3-0 en contra, Sergio Rodríguez retomó el Plan A de esta temporada con la entrada de Jaime Sierra en lugar de Ander Vitoria, del que se espera mucho más de lo mostrado hasta el momento. El regreso al trivote coincidió con un chispazo de Ñoño, que llevaba en el campo unos minutos, en forma de asistencia a Andy para que marcase de disparo raso. Con 18 minutos por delante, los blanquirrojos intentaron crecer con balón y aprovechar la verticalidad de Ñoño, pero fueron incapaces de buscar nevos resquicios en la defensa local, que no dudó en alardear de una experiencia impropia para futbolistas de su edad. 

El serio correctivo recibido en Lezama ante un Athletic B superior debe servir para extraer conclusiones con la vista puesta en el futuro. En el corto plazo, la UD Logroñés recibe la próxima jornada al Valladolid B, otro buen filial que pondrá las cosas muy difíciles en Las Gaunas. Toca resetear ante el golpe anímico y aprender de los errores cometidos en Lezama para volver cuanto antes a la senda de las victorias. Mucho trabajo para una semana complicada rumiando una dolorosa derrota en Lezama y con el debate abierto sobre el momento de forma de jugadores importantes como Miño o Rayco, principales damnificados de esta derrota ante el líder.

Galería del partido – Galería de la afición

Athletic Bilbao: Ezkieta; Sillero, Luengo, Imanol, Areso; Vencedor, Zarraga, Morcillo (Rojo Min. 83), Artola, Sancet (Víctor Min. 86) y Urain (Baqué Min. 30).

UD Logroñés: Rubén Miño; Iago López, Caneda, Zabaco, Paredes (Ñoño Min. 63); Iñaki, Rubén Martínez, Andy, Olaetxea, Rayco (David Min.54) y Ander Vitoria (Jaime Sierra Min. 69).

Goles: 1-0 Urain (Min. 21); 2-0 Morcillo (Min. 55); 3-0 Sancet (Min. 67): 3-1 Andy (Min. 70); 

Árbitro: Manuel Pozueta Rodríguez (Colegio Cántabro). Amonestó a los locales Artola (Min. 33), Luengo (Min. 36), Imanol (Min. 45) y Vencedor (Min. 52) y a los visitantes Rubén Martínez (Min. 40), Rayco (Min. 52), Olaetxea (Min. 66) y David (Min.77).

Incidencias: Partido correspondiente a la undécima jornada del campeonato de Liga en el Grupo II de la Segunda División B. Alrededor de 800 aficionados riojanos en Lezama.

PUBLICIDAD