Por el buen camino

0
40

Logroño firma su mejor partido de la temporada a pesar de caer ante el Barcelona ante un Palacio entregado

Por @Víctor Espuelas

Y por fin llegó la mejor versión de Logroño. Completó su mejor partido esta campaña ante un Barcelona que no es de esta liga (28-32). Juega a otra velocidad y dispone de un fondo de armario que le hace, otra vez, candidato a ganarlo todo esta temporada. Y el día de Todos los Santos también dejó buenas noticias en la grada: buena entrada en el Palacio (alrededor de 3.000 personas), un público entregado, partido de las categorías inferiores en el descanso y una vuelta al ruedo de los jugadores para saludar a los más pequeños incondicionales. Un menú formidable.

Aunque no todo resultó positivo. En los primeros instantes del partido se lesionó Ceretta, que ayer saltó a la pista como titular. Mala suerte para el lateral zurdo brasileño. Habrá que esperar unos días para conocer la gravedad, pero las sensaciones no son buenas. Y también Sergey Hernández tuvo que ser sustituido mediada la primera parte ante unas dolencias en el muslo. Aunque, en este caso, no parece que las secuelas sean tan relevantes. Tomó el relevo un joven Jorge Pérez, que demostró con creces su calidad con intervenciones de mucho mérito.

Los jugadores de Miguel Velasco demostraron actitud y compromiso durante todo el encuentro. Algo que no habían hecho hasta la fecha. Podrán estar más o menos acertados, pero la intensidad es innegociable. Más aún ante un Barcelona que imprime un ritmo vertiginoso a los partidos. Los ataques los resuelven en un abrir y cerrar de ojos. Pim, pam, pum para ver el martillo de Andersson, la depurada técnica de Raúl Entrerríos, que hace que todo resulte más fácil, o la velocidad trepidante de sus extremos Aleix Gómez y Alex Pascual. En la segunda parte el técnico visitante probó a jugar sin portero y con dos pivotes y, en este tramo, también destacó el acierto de Serdio.

Logroño no se quedó atrás. Balenciaga puso el ritmo y el atrevimiento con sus valientes penetraciones, Kusan encontró las grietas de la muralla blaugrana para cazar balones imposibles y los extremos también aportaron goles. Todos se conjuraron para estar a la altura del partido. En la segunda parte, Scott demostró que tiene una marcha más para hacer daño a las defensas. 

El equipo local hizo le duró la gasolina 45 minutos (20-24). Durante este tiempo plantó cara al actual campeón de la competición, que este año volverá a luchar por el trofeo más deseado: la Champions. Un comportamiento que no sirvió para lograr la victoria, pero que resulta crucial para marcar el camino en lo que resta de competición. En la próxima visita a Benidorm será el momento de comprobar si se están dando los pasos en la dirección correcta.

PUBLICIDAD