Velocidad de crucero

0
2

La UD Logroñés inicia la segunda vuelta recibiendo a la Cultural de Durango, penúltima clasificada, obligada a consolidar su buena racha en Las Gaunas

Por @scaneda

El sábado, a las 19.00 horas, en el Municipal de Las Gaunas, la UD Logroñés tiene la oportunidad de encadenar, ante la Cultural de Durango, su segundo triunfo consecutivo como local. Una victoria permitiría a los riojanos continuar en la pelea por alcanzar el ‘play off’ de ascenso, que cierra el Oviedo B con 4 puntos más que los blanquirrojos, y comenzar la segunda vuelta liguera con las mejores sensaciones.

Tras superar al todopoderoso Racing de Santander, el Grupo II devuelve a la realidad a los hombres de Sergio Rodríguez. La Cultural de Durango, penúltima clasificada, visita Las Gaunas con un perfil muy diferente al de los cántabros, pero con la misma necesidad de puntuar. En juego, tres puntos vitales para afrontar con velocidad de crucero la cuesta de enero blanquirroja, tras el buen arranque que supuso el 1-0 frente al Racing.

La UD Logroñés, lastrada por una epidemia de lesiones (los últimos en caer han sido Rayco, con una rotura de grado 2 en el sóleo de su pierna derecha, y Ñoño, con una lesión similar en el aductor de su pierna derecha) afronta el choque del sábado muy justa de efectivos. Las salidas de Bijimine y Borja Sánchez en el mercado de invierno han sido compensadas con la llegada de Iñaki Sáenz. El calagurritano, el segundo jugador con más partidos disputados con la elástica blanquirroja en la historia del club tras Miguel, regresa a casa para ser una pieza importante lo que resta de temporada y la siguiente. Con Iñaki, Sergio Rodríguez gana una alternativa por el costado izquierdo en ambas posiciones: lateral y extremo. La experiencia del riojano y su buen trato de balón ofrece al juego blanquirrojo una salida más fluida por el lado zurdo de la zaga (Flaño y Bobadilla son diestros) y una nueva amenaza en las jugadas a balón parado.

 

El técnico riojano recupera para el duelo frente a los vizcaínos a Ander Vitoria, que sólo pudo disputar unos minutos frente al Racing mermado por una fiebre que le impidió entrenar con normalidad, y a Marcos André, que calentó en banda el sábado pasado pero no disputó ni un minuto. Sergio Rodríguez tendrá que volver a recurrir al Promesas para completar la lista de 18 convocados, algo habitual en las últimas semanas.

 

Ander Vitoria podría ser la principal novedad del once ante los vizcaínos en el que Iñaki podría estrenar titularidad. La principal duda reside en comprobar si el técnico riojano optar por cubrir la baja de Rayco alineando a dos delanteros (Vitoria y Marcos André); con un jugador de segunda línea que ocupe esa posición, por ejemplo Rubén Martínez; o bien apostando por un tridente en el centro del campo formado por Remón, Salvador y Andy, con más libertad para alguno de los dos últimos. La respuesta a la ecuación, el sábado por la tarde.

Ander Vitoria en el partido ante la Cultural de Durango. Riojapress/Fernando Díaz

En la previa del choque ante la Cultural de Durango, Sergio Rodríguez, ha apuntado, en declaraciones facilitadas por el club, que el conjunto vizcaíno “pese a ir en los puestos de abajo será un rival difícil, como todos en esta categoría. Tienen mucho amor propio y poco que perder, porque mantener la categoría sería un éxito extraordinario. Le ha costado un poco adaptarse a la categoría, pero ha sumado una racha de 6 partidos puntuando. Somos conscientes de que son tres puntos fundamentales para nosotros, así que tenemos que apretar desde el principio para sacar adelante el partido”.

La Cultural de Durango celebrará en 2019 su centenario. Lo hará en Segunda B, categoría que no disputaba desde el curso 2005-2006, tras proclamarse campeón del disputado Grupo IV de Tercera la pasada temporada.

Los vizcaínos, fieles a su filosofía de confiar en jugadores de la comarca del duranguesado, han pagado en esta primera vuelta de competición el peaje que supone el salto de categoría y la poca experiencia de sus jugadores. Los blanquiazules confiaron en el técnico, Igor Núñez, y en la plantilla que firmó el histórico ascenso y se han topado de bruces con la realidad que supone competir en el Grupo II.

Los de Durango, el equipo más goleado del Grupo con 32 tantos en contra, ocupan la penúltima posición en la tabla con 15 puntos. En la primera vuelta de competición ha sumado 3 victorias, 6 empates y 10 derrotas. El conjunto vizcaíno es uno de los peores a domicilio de este Grupo II. Lejos de Tabira, sólo han conseguido 7 puntos y únicamente han ganado en Torrelavega (1-2).

La Cultural no llega en un buen momento a Las Gaunas. En los últimos 4 partidos sólo ha sumado un punto, gracias a un empate a cero en Leioa. En la pasada jornada, pese a adelantarse en el marcador, cayó derrotada en su visita a El Requexón ante el Real Oviedo B (3-1). Así las cosas, los de Igor Núñez están obligados a puntuar en Logroño para continuar en la pelea por evitar el descenso, en el la que están inmersos hasta 6 equipos en un estrecho margen de 3 puntos.

Para conseguir un buen resultado en Las Gaunas, además del orden táctico y la intensidad que viene de serie en cualquier conjunto vasco, la Cultural de Durango confiará en el acierto de jugadores como Ekain Zenitagoia, autor de 24 tantos la pasada temporada en Tercera y de 4 en lo que va de Liga; y de Iker Amorrortu, delantero cedido por el Basconia y autor del último gol de los vizcaínos; así como en el estado de forma de Ekaitz Molina, indiscutible en el centro del campo vizcaínos y que ha disputado todos los minutos hasta la fecha.

Pese a contar con varias fichas libres, los vizcaínos aún no se han reforzado en este mercado invernal, en el que han contado con la baja del centrocampista Julen Uribesalgo.

Hace unos meses, un empate a cero en Tabira disparó las alarmas en la afición de la UD Logroñés. El tiempo terminó por dar la razón a quienes presagiaron que algo no funcionaba bien en aquel debut liguero. Hoy, una vuelta después, los blanquirrojos, lastrados por las lesiones y la falta de gol, se aferran a sus opciones para disputar el ‘play off’ de ascenso con la garantía que, de momento, ofrece ser el conjunto menos goleado de toda la Segunda B junto a la Balompédica Linense, cuya meta también defiende un portero riojano, Javier Montoya.