Un punto de desilusión

0
3

La UD Logroñés empata a uno con el Barakaldo en su debut liguero en Las Gaunas

por @scaneda

En la previa del encuentro ante el Barakaldo, Sergio Rodríguez renunciaba públicamente a la etiqueta de favorito para optar al ‘play off’, se mostraba incómodo por la ilusión generada por la UD Logroñés en su décima temporada en Segunda B y se sacudía la “presión” recurriendo al manido tópico futbolístico de ir partido a partido. Este sábado, frente al Barakaldo, el juego de la UD Logroñés se ha encargado de dar la razón a su entrenador, para desgracia de la ilusionada parroquia blanquirroja.

Sergio Benito, en el minuto 2 de partido, se ha encargado, con un disparo ajustado al palo derecho de Miguel, de arrojar un jarro de agua fría sobre las altas expectativas que los más de 3.200 abonados blanquirrojos habían depositado en el debut liguero de su equipo en el Municipal de Las Gaunas. Muchos no habían ocupado su asiento en la grada y su equipo ya iba perdiendo en el marcador.

El jovencísimo delantero, cedido por el Rayo Vallecano al conjunto fabril, ha sido una pesadilla durante la primera mitad para la zaga blanquirroja. Además del gol, de sus botas nació una buena jugada que De Paula remató sin premio y él mismo probó fortuna, mediada la primera mitad, con un disparo lejano. Cuando a Sergio Benito se le acabó el oxígeno, el Barakaldo de Larrazábal no volvió a pisar el área blanquirroja. Dos partidos de liga, dos goles. ‘Benitodependencia’ en Lasesarre.

Una vez superado el revés del gol, la UD Logroñés se encomendó a la magia de Rayco para tratar de remontar un partido que la presión de los fabriles había puesto muy cuesta arriba. El canario, el mejor de los locales en la noche del sábado, gozó de dos oportunidades, una muy clara tras regatear al portero, pero no acertó en el último instante, algo que sí hizo el debutante Mikel Santamaría. El central navarro remató en el minuto 43 un centro botado por Borja Sánchez desde la izquierda. El empate al filo del descanso hacía presagiar una remontada que nunca llegó a culminarse.

Los vizcaínos, con 18 jugadores nuevos con respecto al curso pasado, pagaron en la segunda mitad el esfuerzo realizado en la primera y su intensidad bajó considerablemente. Al comienzo de la segunda parte, en el minuto 49, Rayco remató flojo un centro de Flaño y, a partir de ese momento, el balón pasó a ser propiedad exclusiva de los riojanos. Por su parte, los vizcaínos juntaron líneas y se aplicaron con solidaridad para frenar los intentos de los de Sergio Rodríguez. Lo lograron, los riojanos no volvieron a rematar entre los tres palos durante el resto del choque.

El técnico local movió el banquillo antes de lo habitual y sacrificó a los dos jugadores de banda que había dispuesto de inicio, ni Ñoño ni Borja tuvieron este sábado su mejor tarde. La entrada de Marcos André obligó a Rayco a desplazarse a la banda izquierda, donde el canario pierde mucha efectividad, y sólo la entrada en escena de Víctor López por el costado derecho generó sensación de peligro. El riojano, secundado por Paredes por la izquierda, fueron los únicos que entendieron que la única forma de hacer daño a los de Margen Izquierda era haciendo ancho el campo. Con los vizcaínos encerrados en su campo y Marcos André, Ander Vitoria y Rayco colapsando el centro del ataque, las bandas parecían el mejor argumento para llegar con peligro. Sergio Rodríguez pareció entenderlo también así, si bien optó por Miguel Santos por banda derecha, en la que ya atacaba Víctor López, en lugar de jugar la baza de la velocidad de Rubén Martínez por la izquierda.

Los cambios no generaron el efecto deseado y durante la segunda mitad apenas se cantó un ¡uy! en la grada del Municipal de Las Gaunas, síntoma inequívoco de que las ideas en ataque no fluían entre los blanquirrojos. Al Barakaldo le bastó con defender con cierto orden y ser generosos en las ayudas para no pasar excesivos apuros.

Tras ciertos desajustes defensivos al comienzo del partido, la zaga blanquirroja se entonó con el paso de los minutos y la menguante exigencia gualdinegra, si bien el choque dejó en evidencia que queda mucho trabajo por delante para engrasar la máquina, casi perfecta en pretemporada pero que con puntos en juego ha quedado en evidencia. Visto lo visto, sólo Rayco es capaz de imaginar y materializar algo diferente, pero es necesario que más compañeros se sumen a la causa si la UD Logroñés quiere festejar su décima temporada en Segunda B como se merece. Ander Vitoria, Ñoño, Marcos André, Borja y compañía deben dar un paso al frente, sin tardar demasiado.

El miércoles, en el nuevo Ganzábal, el Langreo de Íñigo Zubiri espera a los de Sergio Rodríguez para disputar la primera eliminatoria de una nueva edición de la Copa del Rey, marcada por el esperpento vivido con la repetición del sorteo. Una nueva oportunidad para que, tras el traspiés de Tabira y la desilusión de Las Gaunas, los blanquirrojos ofrezcan una mejor versión y consigan la primera victoria del curso.

UD Logroñés:Miguel; Flaño (Miguel Santos. Min. 80), Caneda, Santamaría, Paredes; Andy, Ñoño, (Marcos André. Min. 57) Carles Salvador, Borja Sánchez (Víctor López. Min. 65), Rayco y Ander Vitoria.

Barakaldo CF:Viorel, Prats, Galán, Erik, Picón; Cuerva (Barbosa Min. 32), Hernández, Sánchez, Benito (Fernán Min. 70), García (Dopico. Min. 80) y De Paula.

Árbitro:Gonzalo Sáiz Pérez (Colegio Cántabro). Amonestó a los locales Salvador (Min. 68) y a los visitantes García (Min. 77) y Hernández (Min. 89).

 Goles:1-0 Sergio Benito (Min. 2), 1-1 Mikel Santamaría (Min. 45)

Incidencias:Partido correspondiente a la segunda jornada de Liga en el Grupo II de Segunda B.

COMPARTIR
Artículo anteriorCita con la victoria en Las Gaunas