La UD Logroñés no se rinde

0
2

Los riojanos vencen con claridad al Gernika (3-0) y se ganan el derecho a pelear una semana más por entrar en el ‘play off’

Por @Scaneda

Había que ganar para seguir vivos en la carrera por el ‘play off’ y para dedicar una victoria a Álvaro Arnedo, tras su grave lesión de rodilla que le apartará alrededor de seis meses de los terrenos de juego, y tanto la UD Logroñés como Titi cumplieron. Si alguien simboliza en este equipo la capacidad de superación, la constancia, el trabajo y la fe es precisamente el asturiano, autor del tercer tanto que dedicó a su compañero Álvaro Arnedo fundiéndose con él en un abrazo en el fondo Sur de Las Gaunas.

En esta sucesión de finales que aguardan a los riojanos, la próxima cita nada más y nada menos que en Anduva, la UD Logroñés va a necesitar a todos, sobre el verde y en la grada. Este domingo frente al conjunto de Jabi Luaces, los menos habituales como Titi o Cifu tuvieron protagonismo en un partido que marcaba el futuro inmediato de ambos. Con la derrota, el Gernika da un paso atrás y los riojanos se ganan el derecho a pelear por el sueño una semana más, porque ninguno de los rivales falló.

Las numerosas bajas por sanción o lesión (Ñoño, Rayco, Remón, Ramiro, Arnedo) condicionaron el once de Sergio Rodríguez que, por primera vez en Las Gaunas, apostó por alinear juntos a Marcos André y Chamorro; así como dar la titularidad en el costado derecho a Sotillos en detrimento de Miguel Santos. Acertó de pleno. En el minuto 16 los locales ya ganaban 2-0 merced a los goles de Sotillos, en el minuto 9 tras una buena combinación en el área rival, y de Chamorro, ocho minutos después tras rematar de cabeza un córner botado por Muneta.

La movilidad de Marcos André, el buen trabajo de Chamorro y las asociaciones entre Espina, Muneta y Rubén Martínez pusieron en jaque el entramado defensivo tejido con Luaces e impidieron que el Gernika impusiera durante la primera mitad su evidente ventaja física en el centro del campo. Los riojanos disputaron una buena primera mitad, con ocasiones de peligro en las botas de Espina y Paredes, que pudieron ampliar la ventaja. Por parte visitante, sólo Entziondo y Pan lo intentaron en ataque, con escaso acierto ofensivo.

La segunda parte comenzó con un Gernika más intenso y con las líneas más adelantadas. Los vizcaínos encerraron a los riojanos en su área a base de centros laterales y balones colgados, que Miguel y la defensa resolvieron con solvencia. En el minuto 56, Muneta salió del terreno de juego lesionado y fue sustituido por Miguel Santos, que se colocó junto a Salvador en el eje del centro del campo, posición inédita para el zamorano en la que aportó su habitual trabajo y entrega. El derroche físico de la primera mitad, jugada a un ritmo muy alto por parte de los locales, comenzó a pasar factura y Sergio Rodríguez movió sus piezas dando entrada a Titi por un combativo Salva Chamorro, despedido con aplausos por la parroquia local. Titi ocupó la banda derecha y Rubén Martínez la izquierda, con Marcos André y Espina en la punta del ataque. Cuando más arreciaba el dominio del Gernika, el técnico local buscó con la entrada de Cifu, en el minuto 75, más control de balón, en lugar de la velocidad a la contra de Rubén Martínez, puede que con la mente ya en Anduva.

 

       Pese al dominio visitante, el Gernika apenas fue capaz de llevar peligro al área de un seguro Miguel. Un tanto anulado a Abaroa y un remate de Pradera es el escaso bagaje ofensivo del conjunto foral en una auténtica final para los vizcaínos. El golazo de Titi, desde su propio campo, aprovechando la salida en falso de Carrio, ha supuesto el broche perfecto a un choque que se traduce en una inyección de confianza y autoestima para afrontar las cinco finales que restan a los blanquirrojos.

La siguiente, el sábado, a las 18.00 horas, en Anduva. Allí espera el todopoderoso Mirandés de Cervero y compañía que lucha en dura pugna con los filiales por el liderato del Grupo II. Los de Pablo Alfaro, que cayeron 1-0 en Tudela este domingo, no pierden en Miranda desde el pasado 21 de enero, cuando el Racing de Santander, aún entrenado por Ángel Viadero, fue capaz de vencer 0-1. Difícil, pero no imposible, porque este equipo no se rinde.

UD Logroñés:Miguel; Sotillos, Paredes, Caneda, Zubiri; Carles Salvador, Muneta (Miguel Santos Min. 56), Rubén Martínez (Cifu Min. 75), Marcos André, Chamorro (Titi Min. 65) y Espina.

SD Gernika Club:Diego; Calle (Pradera Min. 62), Jiménez, Berasaluze, Carracedo; Larrucea, Entziondo, Olaetxea, Pan (Güemes Min. 70), Abaroa y Santamaría (Murgoitio Min. 84).

Árbitro:Miguel Bosch Doménech (Colegio Valenciano). Amonestó a los locales Titi (Min. 88) y a los visitantes Carrio (Min. 31).

Goles:1-0 Sotillos (Min. 9), 2-0 Chamorro (Min.16), Titi (Min. 88)

Incidencias:Partido correspondiente a la trigésima tercera jornada de Liga en el Grupo II de Segunda B.

COMPARTIR
Artículo anteriorGanar y cruzar los dedos